De los sufrimientos al Servicio

Blog - De los sufrimientos al Servicio
El héroe temeroso de Dios que va a ser un instrumento útil en las manos del Señor tiene que ser humillado y obligado a confiar en Él. Hay, en otras palabras, que «bajarle los humos». O, como le encantaba decir a A. W. Tozer: «Es dudoso que Dios pueda bendecir grandemente a un hombre, si antes no lo ha herido profundamente». Mi experiencia a lo largo de los años ha sido que, cuanto más profunda es la herida, más grande es el servicio.

Compartir este post

Share on facebook
Share on email
Share on whatsapp

1 Reyes 17: 2—6

Al leer estas palabras y tratar de imaginar el ambiente en el que se desarrollan, comenzamos a ver la sorprendente naturaleza del plan de Dios. Lo más lógico, al parecer, habría sido mantener a Elías ante el rey, es decir, utilizar al profeta como un aguijón incesante, presionando al impío monarca a humillarse, obligándolo a rendir su voluntad a aquel que lo había creado. A fin de cuentas, ninguno de los asesores y consejeros del rey Acab tenía la integridad de Elías. No había nadie cerca que pudiera confrontar la idolatría del rey ni sus crueles e injustas acciones en contra del pueblo de Israel. Era, por tanto, muy lógico que Elías se quedara en la corte del rey.

Todo lo dicho anteriormente responde a la lógica humana, pero el plan de Dios está siempre lleno de sorpresas y misterio.

Aunque nosotros habríamos elegido dejar a Elías allí, para que confrontara a Acab, ese no era el plan del Padre celestial. Él tenía cosas que quería lograr en lo más profundo del ser interior de su siervo, cosas que prepararían a Elías para enfrentamientos que habrían podido destruir a un siervo menos obediente, menos consagrado y menos preparado. Por tanto, Dios envió a Elías a un lugar solitario, escondido de todo el mundo, donde no solo estaría protegido del peligro físico sino también mejor preparado para llevar a cabo una misión muy grande.

El héroe temeroso de Dios que va a ser un instrumento útil en las manos del Señor tiene que ser humillado y obligado a confiar en Él. Hay, en otras palabras, que «bajarle los humos». O, como le encantaba decir a A. W. Tozer: «Es dudoso que Dios pueda bendecir grandemente a un hombre, si antes no lo ha herido profundamente». Mi experiencia a lo largo de los años ha sido que, cuanto más profunda es la herida, más grande es el servicio.

Adaptado del libro, Buenos Días con Buenos Amigos (El Paso: Editorial Mundo Hispano, 2007). Con permiso de la Editorial Mundo Hispano (www.editorialmh.org). Copyright © 2019 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe acceso a ofertas exclusivas, lanzamientos, recursos y mucho más.

Ver más

Esa debería ser la actitud de cada cristiano. No podemos descansar en nuestros laureles ni dejarnos abatir por los errores del pasado. Debemos crecer espiritualmente y seguir avanzando.
Artículo

Año nuevo… ¿vida nueva?

algunos, tal vez se trate de resolver algunos problemas menores aquí y allá, como un conflicto que debe resolverse o una situación que debe aclararse. Para otros, podría ser un área que necesita un poco más de esfuerzo. En cualquier caso, este es un buen momento para hacer lo que es correcto ante los ojos de Dios.

Regalos de navidad con árbol navideño de fondo
Artículo

Siempre hay tiempos para los regalos

Enmiende un pleito. Busque a un amigo que ha olvidado. Deshágase de la sospecha. Escriba una nota de amor que no ha hecho por mucho tiempo. Abracé a alguien fuertemente y dígale al oído: «te quiero». Perdone a un enemigo. Sea manso y paciente con una persona airada. Exprese su reconocimiento. Alegre el corazón de un niño.