Se apasionada, encuentra tu llamado único.

Se apasionada, encuentra tu llamado único Shirley Salazar
Una vida apasionada nos debe motivar a una acción. Si tienes pasión por algo, amas hacerlo. Si quieres ser bueno en algo, tienes que hacerlo con pasión. Cuando observamos a nuestro alrededor vemos que toda la creación nos habla de un Dios de detalles que transmiten Su pasión. Cada diseño en las montañas, en las aves, las flores, los amaneceres o atardeceres nos hablan de un Dios apasionado que ha creado y sigue creando cada día.

Compartir este post

Cuando vivimos de manera apasionada, cuando nuestros actos reflejan el amor de Dios, cuando nuestra convicción esta cimentada en Dios existe una latente pasión en nuestro corazón. Descubrir lo que realmente nos apasiona no es una tarea fácil, pero estamos seguros de que al encontrarla disfrutaremos nuestra vida y bendeciremos la vida de otros, cumpliendo el llamado específico al que hemos sido llamadas.

Pam Farrel en su libro 10 características esenciales de una mujer de influencia nos describe que la pasión es como un búmeran de amor. Cuando vives tu pasión dada por Dios, Él devolverá bendiciones a tu propio corazón, tu vida y tu familia. Debemos buscar a Dios, quien planta la semilla de la pasión en nuestros corazones. Cuando tratamos de estar íntimamente relacionadas con Él, Dios utilizará los deseos de nuestro corazón, las circunstancias de nuestra vida y su Palabra confirmadora para revelar y consolidar nuestra pasión.

Un corazón apasionado por Dios puede ser determinante. Así es como nace la pasión. Dios te llama y dice: “Mira. Esta es una necesidad”. Tú ves la necesidad, sabes que puedes satisfacerla y, en lo más profundo de tu corazón, sabes que tu vida no volverá a ser igual. Un llamado apasionado ocurre cuando la mayor necesidad del mundo se adapta a tu deseo profundo y se acopla con el poder infinito de Dios.

La pasión es un don de Dios para fortalecerte: es motivación pura enviada por medios puros para lograr resultados puros que glorificarán a Dios y suplirán las necesidades de la gente. El método de un corazón apasionado puede cambiar o adaptarse con el tiempo, pero la pasión permanece constante.

Una vida apasionada nos debe motivar a una acción. Si tienes pasión por algo, amas hacerlo. Si quieres ser bueno en algo, tienes que hacerlo con pasión. Cuando observamos a nuestro alrededor vemos que toda la creación nos habla de un Dios de detalles que transmiten Su pasión. Cada diseño en las montañas, en las aves, las flores, los amaneceres o atardeceres nos hablan de un Dios apasionado que ha creado y sigue creando cada día.

Esa misma oportunidad tenemos nosotros como sus hijos. Una pasión implantada en nuestro corazón nos llevará a sembrar actos de amor hacia otros, nos permitirá canalizar el amor a través de nuestras acciones y motivaciones. Un corazón impulsado con una fuerte pasión puede alcanzar resultados sorprendentes y sobre todo conducirnos hacia una vida que camina tomada de la mano de Dios.

Cómo puedes descubrir tu pasión:

  • Reflexiona cómo Dios te ha utilizado para bendecir o edificar a otros.
  • Pregunta a algún conocido acerca de cómo les has ayudado y aportado a sus vidas.
  • Lleva tu lista a Dios. Pídele que te muestre para que causa debes vivir. Confíale la pasión de tu corazón. Has esta sencilla pero poderosa oración: “Señor apasiona mi corazón”. Luego observa y ve qué oportunidades emocionantes Dios desarrollará en tu camino.

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe acceso a ofertas exclusivas, lanzamientos, recursos y mucho más.

Ver más

Artículo

Mujer de propósito

Es importante que entendamos que el significado es diferente al valor personal. Nuestro valor es un regalo de Dios. No podemos ganarnos Su amor, ser más valiosas para Él, o llegar a tener más valor por cualquier cosa que hagamos o dejemos de hacer. El vivir una vida con significado no afecta quienes somos ante los ojos de Dios, ni nos hace más valiosas. Somos valiosas porque Dios nos creó a Su imagen y nos ama.

El significado, es responder al amor de Dios al aceptar Su más grande regalo de amor, Cristo, y caminar con Él en la travesía de vivir una vida de significado. Vivir una vida de significado es una travesía: es la forma continua de crecer en tu relación con Dios y de vivir Su inigualable misión para ti. El camino hacia una vida de significado es vivir una vida de sentido, sustancia y propósito.

“Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica. (Efesios 2:10)

Somos hechura suya, una perla preciosa, una manualidad, una obra de arte . . . ¡Somos una historia única!

Linda verdad para crecer espiritualmente y vivir el propósito especial que Dios tiene para cada una.

Artículo

Violencia intrafamiliar

Hace poco tiempo leí un libro que me abrió nuevamente los ojos ante una cruda realidad: reconocer que en el seno de la iglesia cristiana se pueden manifestar las mismas conductas y pecados que se dan en el mundo sin Cristo. El título del libro es “Dimensiones del cuidado y asesoramiento pastoral: aportes desde América Latina y el Caribe”, editado por Hugo Santos.

Cuando abrí el índice del libro, rápidamente me llamó la atención el capítulo 16 titulado: “Alternativas psicopastorales para superar situaciones de violencia intrafamiliar, escrito por Marlin Teresa Duarte, psicóloga nicaragüense con estudios teológicos. Por un lado, me alegró ver que ya existen aportes de reflexión y trabajo pastoral por parte de latinoamericanos, y particularmente de mujeres. Pero, lo que más me impactó fue conocer que el problema de violencia intrafamiliar se ha instalado y crece en los hogares de nuestras iglesias evangélicas.