Blog Post Gracia que no desaparece
Su posición por la verdad tal vez no sea vindicada en ningún momento pronto, o tal vez ni siquiera en su vida. Sin embargo, empuñar con las dos manos la espada de la verdad, aunque puede costar el sacrificio, en efecto ofrece gran recompensa.

Compartir este post

2 corintios 12: 2—10

Este es un buen momento para corregir una manera equivocada de pensar. No siempre es la voluntad de Dios que uno sea sanado. No siempre es el plan de Dios aliviar la presión. Nuestra felicidad no es el objetivo principal de Dios. Él no tiene un plan maravilloso (en el sentido de «cómodo») para todo el mundo, no desde una perspectiva humana. Muchas veces su plan no es nada maravilloso. Como ocurrió con Saulo, su respuesta no siempre es lo que pedimos y esperamos. Sin embargo, el recordar que Él nos está formando más y más a la imagen de su Hijo nos ayuda a comprender su respuesta está basada en el plan a largo plazo que Él tiene, no en nuestro alivio inmediato.


Gracias a Dios que, en medio de este sufrimiento, Él nos susurra tiernamente: «Bástate mi gracia» (v. 9). Como en el caso de Saulo, su gracia suple más de lo que necesitamos para soportar cualquier cosa que amenace con aplastarnos. Permítame ampliar esta idea. Su gracia es más abundante que nuestras fuerzas. Su gracia es más abundante que el consejo de cualquier consejero capacitado o el de algún amigo íntimo (aunque Dios utiliza a ambos). Su gracia es suficiente para sostenerle cualquiera que sea su «aguijón» particular. Su gracia, eso es justo lo que se necesita.

¿Le gustaría saber por qué? Porque el poder de Dios se perfecciona en la debilidad (v. 9). ¡Qué declaración tan maravillosa del Señor! Y todo este tiempo estuvimos creyendo que el poder se perfecciona en el éxito. Toda la vida nos habían enseñado que es el éxito lo que nos hace fuertes. No. ¡Mil veces no! Eso nos vuelve orgullosos, autosuficientes e independientes. Los dolorosos aguijones nos vuelven débiles. Pero la buena noticia es esta: Cuando somos débiles, el Señor derrama su fortaleza en nosotros, y eso nos da una perspectiva totalmente nueva en cuanto al dolor y el sufrimiento, a las dificultades y las presiones. Esas tensiones y esas angustias nos ponen de rodillas, y es en ese punto que nuestro Dios se presenta con su ayuda, tomándonos de la mano y levantándonos por su gracia.

Su gracia suficiente para usted, también.

Adaptado del libro, Buenos Días con Buenos Amigos (El Paso: Editorial Mundo Hispano, 2007). Con permiso de la Editorial Mundo Hispano (www.editorialmh.org). Copyright © 2019 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe acceso a ofertas exclusivas, lanzamientos, recursos y mucho más.

Ver más

Artículo

Patrones de Crianza

Cuando los hijos empiezan a crecer es muy importante que siendo una familia cristiana puedan tener establecidos algunos patrones que puedan contribuir una crianza que enseñe del amor de Dios, el cuidado fiel de los hijos a sus familias y gozar de un ambiente de paz, gozo y confianza donde las familias podrán encontrar el sentido del amor y propósito para su vida, hogares transformados y seguros.
Muchos miembros de la familia manejarán situaciones difíciles que llegarán a su vida y para ello el aprender a valorar. Es importante amarse a sí mismo de forma positiva a pesar de las diferentes circunstancias que puedan vivir, así como la disciplina que se maneja en el hogar. Hay aspectos muy importantes que es necesario conversar…

Artículo

Amor Leal

En la Biblia podemos ver que Dios tiene diferentes atributos, algunos son incomunicables y otros son comunicables, es decir los atributos incomunicables de Dios son aquellos que el ser humano no puede tener, como por ejemplo la omnipresencia de Dios. Los atributos comunicables son aquellos que el ser humano si puede tener, como por ejemplo la bondad, el amor, la paciencia.