La Iglesia: Un lugar seguro donde sufrir

Blog - La iglesia un lugar seguro donde sufrir
Parte de lo que hace a una iglesia magnética es cuando los creyentes no tienen miedo de vivir vidas transparentes unos con otros. Pablo le presenta a Timoteo el reto de quitarse la máscara y nos recuerda que debemos vivir en la realidad: “Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo” (2 Timoteo 2:3). Me encanta la sencillez de las palabras de Pablo . . . aunque no es tan sencillo vivirlas.

Compartir este post

Toda persona sufre; pero no toda persona vive una vida sincera y vulnerable como para admitir el dolor. ¿Por qué? Porque, en la mayoría de los casos, no hay ningún lugar seguro en donde sufrir. La iglesia debería ser ese lugar (sólo después del hogar). Lamentablemente, no lo es.

Oí de un estudio en el cual los psicólogos descubrieron los tres lugares más destacados donde la persona promedio “fingen”.

  1. Primero, tendemos a fingir cuando estamos en el vestíbulo de un hotel de lujo.
  2. Típicamente disfrazamos nuestros verdaderos sentimientos ante el vendedor de autos nuevos.
  3. ¿El tercer lugar en donde nos ponemos una máscara? Lo adivinó: ¡en la iglesia!

Trágicamente, en la iglesia, que es en donde debemos modelar la autenticidad, nosotros mostramos sonrisas fingidas, damos palmaditas en la espalda, y estrechamos manos, mientras que todo el tiempo estamos enmascarando lo que hay en nuestro corazón.

En realidad… estamos sufriendo.

A menudo he dicho que, si uno pudiera conocer el dolor de las vidas de los que están sentados al frente y detrás de uno en la iglesia, se llevaría menuda sorpresa. Toda persona sufre. Todos hemos sido heridos . . . y todos estamos sangrando por dentro.

Incluyendo el que está detrás del púlpito.

Parte de lo que hace a una iglesia magnética es cuando los creyentes no tienen miedo de vivir vidas transparentes unos con otros. Pablo le presenta a Timoteo el reto de quitarse la máscara y nos recuerda que debemos vivir en la realidad: “Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo” (2 Timoteo 2:3). Me encanta la sencillez de las palabras de Pablo . . . aunque no es tan sencillo vivirlas.

En el idioma original la frase “sufre penalidades” traduce un solo verbo que quiere decir: “soportar los mismos sufrimientos como otros.”

  • No es un mandamiento que podemos obedecer con nuestras propias fuerzas.
  • Requiere la aplicación de un principio: Cuando se ve sometido a prueba, el cuerpo se une más.

¡Qué maravilloso es cuando esto sucede en realidad! ¿Notó la expresión comparte conmigo? Eso es lo que hace a la iglesia tan atractiva. Cuando uno sufre, todos sufrimos.

Es algo así lo que ocurrió en la iglesia inicial. ¿Quién hubiera pensado que tantos creyentes sufrirían como mártires en esos días?

  • Debido a la persecución, la iglesia siguió avanzando.
  • Debido a que sufrieron juntos, sus filas crecieron.

Uno no haya eso en el sistema del mundo. Cuando la prueba viene, la gente por lo general se desparrama como ratas en un barco que se hunde; ¡sálvese quien pueda!

  • Hay competencia.
  • Hay envidia.
  • Hay hipocresía.

Pero ¿en la iglesia? La gracia nos une. Es cuestión de considerar a otros más importantes que nosotros mismos. Cuando alguien atraviesa dificultades, se hace una llamada telefónica; alguien se asoma a la puerta; otro trae unas cuantas bolsas de víveres . . . alguien trae una comida caliente.

No podemos compartir la adversidad con alguien a la distancia. En una iglesia contagiosa, todos sufren.

Debido a que nadie sufre o se sana solo.

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe acceso a ofertas exclusivas, lanzamientos, recursos y mucho más.

Ver más

La importancia de nutrir el alma con las escrituras 2 parte
Artículo

La importancia de nutrir el alma con las Escrituras, (2da parte)

¡El postre es la dulce revelación de que al final, Jesús vendrá otra vez! El último libro de la Biblia es el libro de Apocalipsis, un libro de profecía. Al igual que la dulce culminación de un menú de cuatro tiempos con platillos ricamente elaborados y disfrutados, el Apocalipsis concluye la historia bíblica con el dulce mensaje del regreso de Cristo y el cumplimiento de toda la revelación de Dios. Escrito por el apóstol Juan, exiliado en la isla de Patmos, este rico libro lleno de imágenes proféticas promete bendición eterna para cualquiera que lea o escuche sus verdades.

Aliméntese de las Escrituras - Blog 1
Artículo

La importancia de nutrir el alma con las Escrituras, (1era parte)

De la misma manera que el menú completo de una comida se compone de una cantidad variada de platillos, la Biblia está compuesta de una cantidad variada de estilos literarios. Por lo tanto, a medida que usted aprenda la manera adecuada de alimentarse de las Escrituras por sí mismo y preparar sus propias comidas espirituales, es importante que sepa qué es lo que hay en el menú. Tal vez al finalizar esta descripción general de la Biblia, usted comenzará a sentir hambre por el alimento espiritualmente nutritivo y satisfactorio de las Escrituras—la mezcla heterogénea de la sabiduría y dirección de Dios que transforman la vida.